viernes, 11 de diciembre de 2009

Temperatura ambiente interior

El 27 de noviembre de este año se ha aprobado en consejo de ministros el Real Decreto que regula la temperatura ambiente interior de edificios y locales climatizados "de uso público" (RD 1826/2009).

Hace algo más de dos años, en Julio de 2007, el Gobierno había autoimpuesto a sus edificios (los de la administración general del Estado) una temperatura interior máxima en invierno de 21º y una temperatura mínima en verano de 24º, con el fin de ahorrar energía. Para el resto símplemente lo recomendaba (dentro de la política general de concienciamiento para ahorrar energía). Ahora se ha definido como norma para muchos otros edificios, además el límite en verano es ahora más restrictivo.

Los edificios (y locales) que deberán cumplir esta norma son los siguientes: los de uso administrativo, los de uso comercial (desde tiendas de más de 1.000 m2 hasta centros comerciales), los de pública concurrencia (es decir, culturales, como los museos o cines, de actividades recreativas, restauración, incluidos bares, y transporte de personas, es decir estaciones y aeropuertos).

En invierno (calefacción), la temperatura ambiente interior no será superior a 21ºC; en verano (aire acondicionado), la temperatura ambiente interior no será inferior a 26ºC. La humedad relativa del ambiente deberá estar comprendida entre el 30% y el 70%.

Los edificios y locales con acceso desde la calle deberán disponer de un sistema de cierre de las puertas para que estas no permanezcan abiertas permanentemente.

Estoy de acuerdo con estos límites de temperatura, en invierno no es necesario gastar más en calefacción (estar en casa con una sudadera, un jersey o una chaquetita no es incómodo, lo ilógico es estar sólo con una camiseta de manga corta) y del mismo modo en verano tampoco es necesario gastar más en aire acondicionado (pretendiendo tener tanto fresco como para llevar la corbata y la americana puestas).


Más países deberían de pensar en ahorrar energía y reducir por tanto las emisiones de CO2, en particular lo digo por los Estados Unidos de América donde, aproximadamente, el consumo energético, medido en barriles equivalentes de petróleo por persona al año, es el doble que en Europa. Por cierto, gastar menos energía no significa empeorar nuestra calidad de vida, ya que se puede recurrir a muchas estrategias para despilfarrar menos, como mejorar el aislamiento térmico de las viviendas, utilizar "bombillas" de bajo consumo o conducir  un coche que consuma menos.





P.D. En la foto la Central térmica de carbón de As Pontes (Puentes de García Rodríguez), en la provincia de La Coruña, la más  grande y contaminante de España, en funcionamiento desde 1976. Contamina al año el equivalente a 2,4 millones de coches; genera el 5% de la electricidad que consume España.




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...