lunes, 28 de diciembre de 2009

Televisores 3D

2009 ha sido, probablemente, el año del resurgimiento del cine en 3D, si tenemos en cuenta que allá por los años 80 nos olvidamos de las películas 3D que usaban gafas anaglíficas (aquellas gafas de cartón y "lentes" de celofán azul - rojo) y si obviamos la mínima implantación que tenían los cines (y las producciones) tipo IMAX 3D (en general empleado sólo en documentales y alguna película esporádicamente).


Seguro que sabreis como se consigue crear una película en 3D, es tan sencillo como filmar con dos cámaras en lugar de una. Al igual que nuestra visión se basa en nuestros dos ojos, muy próximos, pero ligeramente separados,  que captan una misma imagen pero desde dos puntos de vista ligeramente diferentes y el cerebro se encarga de "combinar" esas dos imágenes y generar en nuestra mente la visión estereoscópica o tridimensional, con las dos cámaras sucede exactamente lo mismo: cada escena se filma con dos cámaras muy próximas (izquierda + derecha), a la misma altura, pero ligeramente separadas (del mismo modo se podría filmar con una cámara con dos objetivos, aunque por ahora no hay muchos modelos).



Para poder ver en una pantalla esa filmación tridimensional, es necesario reproducir simultáneamente las dos imágenes, para "recomponer" la tridimensionalidad se necesita algún  tipo de lente. Hoy en día, cuando vamos a ver una película en 3D necesitaremos usar unas gafas. Las tecnologías más extendidas son:  las gafas anaglíficas (azul-rojo), las gafas polarizadas (una lente está polarizada en vertical y la otra en horizontal y así las dos imágenes que se proyectan en la pantalla) y las gafas LCS, Liquid Crystal Shutters, Obturadores de Cristal Líquido, estas están muy difundidas en España, son un tanto grandes y pesadas, tienen una batería y sincronizadas con la pantalla (que emite alternativamente a una determinada velocidad de refresco, alta para que no se perciba parpadeo, la imagen izquierda y la derecha), se tapa cada ojo alternativamente opacándose la lente (sin que nos demos cuenta). Los que hayan probado ya este tipo de tecnología convendrán conmigo que las gafas no son demasiado cómodas, sobre todo si uno ya usa gafas para ver de por sí.


 

 


2010 parece que será el año de los televisores 3D, la mayoría de los principales fabricantes han anunciado que lanzarán nuevos modelos de televisores planos (de plasma o LCD) 3D (Sony, Samsung, LG, Panasonic ...). Estos televisores serán capaces de representar las dos imágenes simultáneamente y con resolución Full HD 1080p, pero requerirán el uso de gafas.


Sin embargo 3DFusion, NEC o Philips, están investigando y desarrollando televisores 3D que no requerirán el uso de gafas. Philips ya ha presentado un prototipo empleando la tecnología WOW vx, sin embargo todavía falta algo de tiempo para que pueda comercializarse, puesto que se sigue trabajando en la mejora de la calidad de imagen y en la reducción de costes. Se trata de un televisor autoestereoscópico, con tecnología de lentes multivista, es decir, un televisor que tiene delante de la pantalla varias membranas finas que funcionan como espejos deformables (se deforman de manera parabólica o cilíndrica al aplicar cierto voltaje) que varían el ángulo del haz de luz de cada píxel creando la imagen tridimensional.


Para que el efecto tridimensional no se reduzca sólo a un espectador centrado delante de la pantalla se emiten simultáneamente 9 imágenes (la pantalla tiene una resolución de 3840 x 2160), con lo que se tienen 8 puntos de vista, de modo que la percepción tridimensional se tiene en un ángulo de 160º y la imagen gira al moverse el observador. Esta tecnología tiene un inconveniente a día de hoy, es cara en comparación con los televisores 3D de gafas. Hay que decir que la tecnología de estos televisores 3D de Philips no es completamente nueva ya que se ha utilizado en monitores profesionales para aplicaciones médicas o industriales (por ejemplo SeeReal Technologies o NewSight) y de hecho se basa en la tecnología empleada en los hologramas.

Aquí teneis un vídeo en el que se ejemplifica aproximadamente cómo podría verse este tipo de pantalla (de todos modos no es un vídeo del prototipo de Philips funcionando, y tampoco se puede apreciar la tridimensionalidad tan bien como si se viera en persona).



Por último hay que decir también que para ver contenido en 3D además del televisor habrá que tener un reproductor de Blu-Ray 3D. Ya se ha definido la especificación y parece que será retrocompatible con los lectores actuales, de todos modos no está claro si todos los reproductores antiguos serán capaces de reproducir el contenido en 3D. Sirva como dato que Sony ya ha dicho que la PS3 será compatible (probablemente previa  actualización de firmware).





No sé vosotros, pero yo prefiero esperar a que los televisores 3D sin gafas estén listos y sean asequibles, ya que no me parece cómodo tener que estar con gafas (o peor aún, con dos gafas, las mías para ver y las de la tele) cada vez que quiera ver algo en 3D.






No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...