martes, 28 de diciembre de 2010

Mitsubishi i-MiEV

O bien Citroën C-Zero o Peugeot iOn, este artículo sirve para cualquiera de estos tres pequeños coches eléctricos que circulan ya, o están a punto de hacerlo, por las carreteras españolas. Los tres son prácticamente el mismo coche, técnica, exterior e interiormente, salvo muy ligeros retoques estéticos, o de equipamiento de serie, con los que cada marca lo personaliza a su gusto. Atentos a las fotos y jugad a buscar las diferencias (a veces muy sutiles) si quereis. El i-MiEV deriva del modelo i, un pequeño utilitario casi idéntico, pero con motor de gasolina, que se vende en Japón  (estos modelos allí se conocen como Kei car); por cierto, MiEV significa Mitsubishi Innovative Electric Vehicle.

Mitsubishi  i-MiEV

 Citroën  C-Zero

Peugeot  iOn

Se trata de un coche utilitario de 5 puertas de 3,47 m de longitud, 1,47 m de ancho (1,79 entre espejos) y 1,61 m de alto. Tiene un motor eléctrico síncrono de imanes permanentes de 49 KW de potencia (unos 67 CV) y 180 Nm de par motor y baterías de iones de litio de 16 KWh de capacidad; pesa en total unos 1.100 Kg. Puede alcanzar los 130 Km/h, tiene una aceleración de 0 a 100 Km/h de 15,9 s (de 0 a 60 Km/h en solo 3,5 s, y recupera de 80 a 120 Km/h en 13 s) y una autonomía de unos 150 Km.




El cambio es automático, el motor se encuentra en posición trasera, bajo el maletero, la propulsión es trasera y las ruedas tienen diferente ancho, en el eje delantero son más estrechas que en el trasero (145/65R15 frente a 175/55R15). Es muy maniobrable y tiene una suspensión tirando a blanda (pero que no balancea demasiado). Como no, es un coche silencioso y no hay demasiado ruido aerodinámico, aunque en el interior se nota ligeramente el zumbidito del motor eléctrico (pero sin llegar a molestar). La posición de conducción es elevada, parecida a la de un monovolumen. Es un coche claramente orientado a ciudad (donde resulta muy muy ágil) y desplazamientos cortos por las afueras (y al menos se pueden alcanzar los 120 Km/h sin problemas). Aunque es un coche cortito, el habitáculo es más espacioso de lo que cabría esperar (tiene una distancia entre ejes de 2,55 m) y además es bastante alto. El maletero tiene una capacidad de unos 168 l (y por cierto, no tiene tapa).





Las baterías están bajo el suelo del habitáculo, entre los dos ejes. Teóricamente no tienen efecto memoria y según el fabricante deberían llegar a los 10 años (o 240.000 Km) aún con el 80% de su capacidad. Se pueden recargar de dos maneras: la recarga normal, en una toma de corriente de 230V y 16A lleva unas 6 horas; la recarga rápida, en una toma de corriente de 400V y 32A, permite recargar el 80% de la batería en unos 25 o 30 minutos (el 50% solo en 15 minutos). Por eso el coche tiene dos tomas de corriente diferentes, una a la derecha y otra a la izquierda (en la parte trasera del coche). En las retenciones (al levantar el pie del acelerador, pero ojo, no al frenar) se recargan ligeramente las baterías.







El acabado interior es correcto, aunque casi todo es plástico duro al tacto. El equipamiento es muy completo, aunque puede variar ligeramente si  hablamos del Mitsubishi o de sus dos hermanos franceses. Tiene doble airbag frontal, lateral y de cortina, ABS, asistencia para frenada de emergencia, control de tracción y estabilidad ESP, dirección asistida, cierre centralizado a distancia, elevalunas eléctricos, retrovisores eléctricos, radio CD, manos libres bluetooth, aire acondicionado, llantas de aleación de 15", faros antiniebla. El Peugeot y el Citroën equipan también el sistema de aviso en caso de emergencia o accidente (e-Touch).



El precio es elevado, pero bastante más competitivo que el de un Think City (que es más caro, menos potente y está menos equipado, aunque eso sí, tiene más autonomía), Mitsubishi ha anunciado un precio de 29.153 euros, sin IVA y sin ayudas. Para un particular, descontando la ayuda del plan movele (20% del valor sin impuestos, con un máximo de 7.000 euros), o sea 5.830 euros, y sumando el 18% de IVA (4.198 euros) se quedaría en 27.521 euros (no hay que sumar impuesto de matriculación). La batería sería propiedad del conductor.














Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...